Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 enero 2008

xkcd

Sus imágenes valen más que lo que pueda decir de este webcómic.

El mismo se define como un webcomic de romance, sarcasmo, matemáticas y lenguaje.

Es mi recomendación de hoy para que le déis una oportunidad.

Una tira cómica y sarcástica

Read Full Post »

Web de dados

En esta página web podéis encontrar mil y un tipo de dados. Espero poder hacer un pedido pronto, hay algunos que tienen muy buena pinta, como por ejemplo:

Dados de Armod de Armidia

Read Full Post »

Cosas de cine

Un amigo ha abierto una tienda por internet, con material vario sobre cine, os recomiendo que le echéis un vistazo. Y ya si os gusta algo y se lo compráis, mejor que mejor.

Sólo tenéis que pinchar aquí.

Por ejemplo, entre otras cosas, podéis encontrar este póster:

La noche del cazador

Read Full Post »

Sobre el amor y sus locuras

Una gran declaración de amor

(Podéis encontrar esta y otras imágenes aquí).

Me decía una amiga hace un tiempo que su sabia madre le había dicho que la edad no daba sabiduría en las cuestiones del amor. Crecemos pensando que los errores, inseguridades, interrogantes, dudas, etc… que sufrimos en nuestras relaciones sentimentales se arreglarán con la edad. Que nos haremos más sabios al sufrir las experiencias. Que aprenderemos y seremos felices.

Pues eso no es verdad. No es así. La madre de esta amiga tiene toda la razón del mundo.

Lo que aprendemos durante estos años en el terreno del amor equivale a un grano de conocimiento en la inmensa playa de nuestra ignorancia respecto a ese tema. Qué bonito me ha quedado.

Así que es mucho mejor que seamos conscientes de ello, y no vivamos en ese terreno pensando que el mañana será mejor. Las dudas que tengamos, las seguiremos teniendo. Ninguna respuesta reveladora vendrá del cielo a ayudarnos. Así que vivamos nuestro presente, e intentemos arrancar nuestra parcelita de felicidad a la vida. Qué tópico ha sonado esta última frase pero… con algo hay que animarse, ¿no?.

Read Full Post »

Alexandros

Caja del juego Se trata de un juego muy muy muy sencillo, y poco dado a contar batallitas después de jugarlo… ya que hoy precisamente alguien comentaba que no jugaba a juegos que no se pudieran contar después.

Pero está bien para echar una pachanga de media hora, o con alguien que no suela jugar a juegos a menudo, ya que tiene poquitas reglas y se pilla enseguida.

En este juego, movemos a un Alejandro Magno, por un tablero de triángulos, que pueden estar vacíos, o tener un color y un dibujo que van siempre juntos (los violetas tienen el mismo dibujo todos, y los verdes uno distinto a los violetas, etc). En su movimiento vamos construyendo caminos negros, y el juego se termina cuando se acaban estos caminos.

En nuestro turno, podemos hacer dos acciones, a escoger entre: coger una carta, conquistar un territorio, retirar a un gobernador o cobrar impuestos.

Además, al principio del turno, escogemos una carta de entre dos que están a la vista, para decidir a dónde movemos a Alejandro, que tiene que ser a la esquina de un triángulo del color de la carta que escojamos, y tiene que ser al triángulo más cercano y mediante el camino más corto.

También podemos deshechar dos cartas en vez de coger una de esas dos cartas boca arriba, y mover a Alejandro a uno de los colores de las dos cartas que hemos desechado.

Falta explicar qué tienes que pagar para conquistar un territorio ya ocupado por otro jugador, y que los espacios libres de los territorios ocupados por sólo un gobernador tuyo dan puntos, etc etc, pero suenan liosas si las explico por aquí, pero son muy sencillas viendo cómo se juega.

Lo mejor es probarlo.

Eso sí, es un juego que tampoco da para mucho. Un par de partiditas para rellenar huecos entre otros juegos, y nada más. Lo dicho, no sirve para contar batallitas después.

Read Full Post »

Struggle of Empires

Aspecto del juego

Este juego lo probé el otro día, y tengo que recuperar la costumbre de postear nada más jugar para recordar bien las reglas.

En este juego, llevamos a un país colonizador, y tenemos que expandir nuestro imperio, compitiendo con los demás imperios europeos, por supuesto.

Para ello, tenemos que controlar distintas zonas que nos dan puntos, mediante toquencitos de control. Para ellos disponemos de tropas, barcos y fortalezas, además de poder comprar/conseguir unas cartas que nos ayuden en el camino.

El juego, cuando se trata de seis jugadores (aunque se puede llegar a jugar de siete) consta de 5 turnos, y hay 3 guerras. Y en cada turno puedes realizar dos acciones.

Entre estas acciones tienes: comprar una carta (y pagar lo que haga falta para conseguirla), iniciar una guerra, construir una tropa/barco/fortaleza (perdiendo uno de población), hacer un movimiento de tropas (hasta dos), etc.

Durante esos turnos, aunque sin coste de turnos, puedes pedir un crédito al banco, pero para ello deberás adquirir puntos de inestabilidad política (cada punto te da 2 monedas). Además, consigues puntos de inestabilidad política cuando pierdes batallas y tropas. Si al final del juego tienes 20 puntos o más, has perdido directamente, y además, si eres de los que más puntos tienes, pierdes puntos de victoria también. Estos puntos son secretos, pero sí se puede ver el dinero de los demás jugadores.

Tiene el aliciente de que se forman dos alianzas. Y en teoría sólo puedes atacar a países que no formen parte de tu alianza (aunque luego hay algún subterfugio), y no estás obligado a apoyar a los de tu alianza, aunque puedes hacerlo. Y estas alianzas sólo duran una guerra.

Para situar a la gente en orden de juego y en una alianza o en otra, se puja para ver quién los coloca. Esto puede tener un punto de politiqueo importante.

En resumen, es un juego que me ha gustado mucho, aunque hace falta jugar una de las tres guerras al menos para pillar bien como se juega, y jugar una partida entera para entender todos los detalles y sutilezas. Pero una vez que has jugado una partida estás preparado para la guerra, e incluso durante tu primera partida puedes ofrecer una buena resistencia.

Read Full Post »

#6 – Blankets

Portada del libroAutor: Craig Thompson

Editorial: Astiberri

Precio estimado: 35 euros

Información de la contraportada:

“Thompson describe el éxtasis y el dolor de una obsesión (con un amante, con Dios) y no teme sugerir las formas en que esa obsesión puede consumirse y desaparecer” Ken Tucker

Opinión personal:

Como curiosidad, no me enteré de que era el mismo autor de Adiós, Chunky Rice hasta haberla acabado (y debo reconocer que la leí de un tirón, no hice una sola pausa, no hubiera podido hacer una sola pausa). Y me alegro de que haya sido así, porque de esa manera no me influyó el saberlo.

Qué puedo decir. Diría lo mismo que dije de su anterior trabajo: carezco del talento necesario para describir esta obra como se merece. Me recuerda a otros trabajos de otros autores, como Maus, donde una novela gráfica va mucho más allá y se convierte en una obra maestra de la literatura, independientemente de las palabras o los medios que use para expresar sus ideas.

Un dibujo impecable, las palabras perfectas. Una combinación que no deja de comunicarnos en todo momento. Incluso un espacio en blanco nos está asaltando de sensaciones.

El autor nos narra sucesos de su infancia, de su juventud, intercalados. Algunos muy oscuros, otros entrañables. El primer amor, la fe ciega de la niñez en la religión, la culpa que arrastra el catolicismo, la pérdida de la fe, el despertar a la realidad del mundo, la soledad, el remordimiento, la familia, los amigos, la sociedad, las metas o al falta de ellas, el rechazo, la desilusión… la vida al fin y al cabo. Hay que ser muy bueno para contar todo lo que cuenta y saber trasmitirlo tan bien. En ese aspecto, y permitidme que haga la comparación, aunque alomejor no se sepa ver claramente los procesos por los que mi mente los relaciona, me recuerda a Milan Kundera. Esa capacidad para transmitirnos lo más cotidiano, de relatarnos partes de nuestras propias vidas, con palabras que nosotros jamás podríamos llegar a construir, pero que sentimos muy propias.

Quizá no debería hablar tan bien de esta obra, pero es que hacía tiempo que no me conquistaban tanto unas páginas. Pareceré una fanática y tal vez eso os aleje de ella. Sería un error. Dadle una oportunidad.

Craig Thompson se ha ganado una fiel lectora para la próxima obra que haga, caiga en mis manos o vea en una tienda. Espero que a vosotros os conquiste la mitad de lo que a mi si podéis disfrutarla. Ha nacido uno de los grandes.

Nota: 10 de 10.

Read Full Post »

Older Posts »